10 consejos de la CIA para entrenar a tu perro

10 consejos de la CIA para entrenar a tu perro

La agencia de inteligencia de Estados Unidos, la CIA (Central Intelligence Agency) tiene, al igual que la policía, un equipo oficiales caninos que tienen como trabajo detectar explosivos usando sus increíblemente poderosas narices.

Los perros que trabajan para la CIA son elegidos de un programa llamado “Puppies Behind Bars” (Cachorros detrás de las rejas) en el que presos entrenan cachorros a obedecer comandos básicos. La CIA elige a los perros que consideran mejores para aprender a detectar explosivos y de ahí los preparan por casi 6 meses al lado de quien será su compañero o manejador.

A pesar de que sus perros son entrenados específicamente para hacer un trabajo (detectar explosivos), los métodos de entrenamiento que usan pueden ser usados para entrenar a cualquier perro y para sorpresa de muchos, la CIA usa entrenamiento positivo para sus perros. Esta es una lista de 10 consejos que publicaron para que tú también puedas aprender a entrenar a tu dueño.

1. Hazlo divertido

Tú sabes por experiencia propia que cuando te aburrías en la escuela no aprendías nada. Tu perro y tú se tienen que divertir cuando lo entrenas y verlo como un juego y no como una obligación para que siempre lo quiera hacer. Usa premios, juguetes, voces chistosas lo lo que necesites para lograr que tu perro haga lo que le pides y no lo tengas que forzar a nada.

2. Usa lo que motive a tu perro

Tú sabes qué es lo que más le gusta a tu perro, un juguete, un premio de un sabor específico, una voz que haces, lo que sea. Haz lo que tengas que hacer para atraer la atención de tu perro y que no se distraiga con algo más divertido que esto. Los entrenadores de la CIA usan perros labradores y son súper comelones así que en su caso, siempre usan premios como motivación y les funciona perfecto. Sólo que también te recuerdan que no te pases con los premios para evitar que ganen algunos kilos extras.

3. Un pequeño cambio es un gran momento

Cuando le estás enseñando algo a tu perro, observa cuando hay pequeños cambios en su comportamiento, estas son las primeras señales de que está entendiendo lo que le quieres enseñar. Por ejemplo, puedes notar que levanta las orejas para ponerte atención o que ya tiene la mirada puesta en el objeto que vas a aventar. Detectar estas señales te ayudará a poderlo felicitar y premiar en el momento correcto.

4. Trabajen duro y jueguen mucho

El entrenamiento debe ser un reto que los canse pero que los divierta, a ti y a tu perro. Las sesiones deben ser intensas y llenas de energía. De acuerdo a los entrenadores de la CIA “Lo que tú sientes se pasa directo por la correa hasta el perro”. Así que si no tuviste un buen día, deja todos esos sentimientos en la puerta y concéntrate en este tiempo con tu perro. También es importante recordar que al final de la sesión, debes jugar un poco con tu perro para que se relaje y se divierta.

5. Busca patrones

Debes evitar que tu perro aprenda patrones de la sesión y empiece a echar la flojera. Cambia un poco la rutina para evitar que tu perro pueda predecir lo que vas a hacer y así aprenda a siempre estar atento. Un ejemplo es que si siempre le pides que se siente antes de que le des su comida, cambies el comando a que se acueste o a que te de la mano para que no lo haga en automático.

6. Agrega retos

Es importante que al entrenar a tu perro siempre agregues retos extra u obstáculos para que te asegures de que aprenderá a hacer lo que le pides en cualquier situación. Si le estás tratando de enseñar a no ladrar cuando abres la puerta, en vez de ser tú el que se pone del otro lado de la puerta, pon a algún extraño o incluso a otro perro. Así tu perro aprenderá a hacer lo que le pide sin importar la situación o las tentaciones que tenga alrededor.

7. La clave es la consistencia

El error más común de la gente cuando entrena a sus perros es que les enseña un par de días y luego se les olvida seguir practicando. Si a ti se te olvida entrenar a tu perro, a tu perro se le olvidará que está aprendiendo. También es importante que seas consistente con lo que le enseñas, si el comando que le enseñas es “abajo”, no le cambies la frase a “acuéstate” u otra palabra pues lo vas a confundir.

8. Tomen descansos

Así como tendrás sesiones increíblemente exitosas, habrá otras que no fueron tan buenas. Está bien. Si ves que tu perro o tú se están frustrando mucho, tomen un descanso, jueguen un poco y diviértanse. Estos descansos son importantes para evitar hacer la sesión algo que los dos no disfruten.

9. Usa el nivel de energía de tu perro

Hay perros que son muy activos y otros que son perros pantufla. Es importante que conozcas a tu perro para que puedas adaptar el entrenamiento a su nivel de energía. Los perros muy activos generalmente necesitan que los saquen a correr o jugar antes de la sesión para que no estén explotando de energía. Hay quienes aseguran que un perro cansado es un perro fácil de entrenar.

10. Siempre termina en una nota positiva

Si notas que tu perro no está teniendo un buen día o que está medio frustrado, siempre puedes terminar la sesión antes. Lo importante es asegurarte de que la sesión termine siempre en algo positivo. Puedes pedirle que haga algo muy fácil, como sentarse, y llenarlo de cariños y apapachos para que termine contento y quiera volver a tener más sesiones así.

Así que ya sabes, toma estos consejos de los expertos para que tú y tu perro puedan aprender más cosas nuevas juntos.

[Foto: Manu Adán/ Unsplash]

¿Es malo que mi perro tenga la nariz seca?

¿Es malo que mi perro tenga la nariz seca?

¿Es mejor adoptar a un macho o a una hembra?

¿Es mejor adoptar a un macho o a una hembra?