10 acciones sencillas para ayudar a los perros

10 acciones sencillas para ayudar a los perros

Si siempre has querido ayudar y cuidar a los perros de alguna forma, y así poner un granito de arena para beneficiar a la comunidad en la que vives, te aseguramos que hay pequeños actos que puedes llevar a cabo para lograrlo.

Aunque a veces tenemos la intención correcta, por diversas situaciones puede resultar complicado que te unas a una brigada de rescate o que seas voluntario de tiempo completo en una asociación, pero eso no significa que no puedas hacer algunas cosas que beneficien a los perros.

Por eso, te damos algunas ideas de acciones sencillas que puedes realizar para cuidar a los perros y, al mismo tiempo, tener un impacto positivo en la comunidad en la que vives.

10. No te quedes callado

Si eres testigo de un acto cruel en contra de un perro, no te quedes callado. Repórtalo ante las autoridades correspondientes, haz ruido en redes sociales, contacta a asociaciones o rescatistas independientes para denunciar lo que viste.

9. Difunde los casos de perros perdidos, encontrados y en adopción

Muchas personas pueden criticar a quienes no se involucran más “de cerca” cuando se trata de ayudar a los animales, pero todo suma y cada manera de ayudar cuenta. En Instituto Perro tenemos reportes de perros perdidos, encontrados y en adopción diariamente y, gracias a que muchos comparten esta información, muchos casos pueden tener un final feliz.

8. Escoge una asociación o rescatista independiente y ayúdalo

Si tú no puedes ser parte de una asociación o convertirte en rescatista independiente, puedes ayudar a quien sí lo es. Investiga, selecciona la causa que más te guste y brinda tu ayuda. Tal vez puedes ser voluntario temporal, donar algo (alimento, medicinas, artículos de limpieza, cobijas, dinero, etc.), difundir sus campañas, ir a pasear a los perros o cualquier otra cosa que necesiten.

7. Ayuda a un perro callejero

Dale un poco de agua y alimento, pues piensa que ese perro puede llevar días sin comer y/o beber. Si puedes, rescátalo y adóptalo. Si no puedes hacerlo, intenta buscar entre tus contactos a alguien que lo quiera adoptar (tú puedes cuidarlo mientras tanto). Puedes también patrocinar su esterilización (o hacer una colecta entre tus conocidos para lograrlo) con el fin de que ese perro no tenga cachorros que también van a sufrir en la calle.

6.  Sé hogar temporal

Hay muchos perros que necesitan un lugar al cual trasladarse después de ser rescatados mientras esperan que alguien los adopte permanentemente. También hay ocasiones en que perros que sufrieron traumas físicos necesitan un lugar en el cual recuperarse antes de ser dados en adopción. Si amas a los perros, pero por algún motivo no tienes perro o si ya tienes perro y quieres ayudar a uno más, conviértete en hogar temporal para él.

5. Adopta, no compres

Si quieres un perro, no lo compres, adóptalo. Hay miles de perros, tanto mestizos como de diversas razas, que están en busca de un hogar. No fomentes un negocio muy turbio al comprar un perro y mejor dale una familia a un perro que lo necesita. 

4. Ayuda al perro de una persona que lo necesita

¿Tienes un conocido que ya es mayor, tuvo un accidente o está enfermo? ¿Tal vez alguien que se va a mudar, está pasando por un divorcio o ha sido víctima de violencia familiar? Tú puedes ayudar a ese perro mientras tanto (y también le darás muchísimo apoyo al humano que lo necesita).

3. Recoge la caca de tu perro

Si tienes perro, una acción tan sencilla como recoger la caca de tu perro ayuda a otros perros, a las personas y a la comunidad entera. Aunque tu perro esté sano y desparasitado, debes considerar que la caca es caca y se puede convertir en un foco de infecciones. De ninguna manera la caca de tu perro “sirve como abono”, así que esa no es justificación para no recogerla. Considera que en una ciudad se generan toneladas, sí, to-ne-la-das de popó de perro todos los días y, si no la recoges, esta se seca y se esparce por el aire, aumentando el riesgo de múltiples enfermedades.

2. Esteriliza a tu perro

Esterilizar a tu perro tiene múltiples beneficios para él, para ti y para tu comunidad. Esterilizar es la única manera de evitar la sobrepoblación canina y de garantizar que, pase lo que pase, tu perro no dejará cachorros por ahí que podrían terminar en la calle y, a su vez, podrían dejar más y más perros en esta situación.

1. Cuida bien a tu perro

Sí, una acción aparentemente tan sencilla como cuidar bien del perro que tenemos hace una GRAN diferencia en la comunidad. Recuerda que si no hubiera dueños irresponsables, la situación de los perros en nuestras comunidades no sería tan terrible. Simplemente considera que, en México, 7 de cada 10 perros callejeros alguna vez tuvieron un hogar que los dejó ir.

Así que cuida a tu perro, aliméntalo bien, sácalo a pasear, no seas violento con él (esto también significa no castigarlo, no ni gritarle ni mucho menos pegarle), entrénalo utilizando la técnica de reforzamiento positivo, llévalo al veterinario cuando sea necesario, infórmate para que aprendas a ser un mejor dueño y demuéstrale lo mucho que lo amas de estas maneras.

¿Qué más haces para ayudar a los perros de tu comunidad? Compártelo con nosotros.

[Foto: “Creative Commons Puppy Love” by BdwayDiva1 licensed under CC BY 2.0]

¿Quieres que a tu hijo le vaya mejor en la escuela? Adopten un perro

¿Quieres que a tu hijo le vaya mejor en la escuela? Adopten un perro

Cosas que hacer con tu perro en la CDMX durante las vacaciones de invierno

Cosas que hacer con tu perro en la CDMX durante las vacaciones de invierno