¿Qué es eso del entrenamiento positivo para perros?

¿Qué es eso del entrenamiento positivo para perros?

Seguro has oído hablar del reforzamiento o entrenamiento positivo para los perros. Este método lo que busca es lograr que los perros aprendan lo que les quieres enseñar usando condicionamientos que los hagan felices, algo así como aprender divirtiéndose, que por cierto, al menos con los humanos sabemos que es mucho más efectivo.

Usemos como analogía una escuela de humanos. A pesar de que recuerdas más a la maestra que era un ogro, las cosas que mejor aprendiste son aquellas que aprendiste divirtiéndote, que no te obligaron a aprenderte y que no te dieron un reglazo si no te las sabías.

Pues igual con los perros, el entrenamiento positivo se basa en el uso de premios y de apapachos y palabras de motivación para que el perro, que es complaciente por naturaleza, vea que cuando hizo lo que le pediste, te pusiste contento, le hiciste un cariño y a veces hasta le tocó un premio.

La sincronización entre la buena acción de tu perro y la recompensa que le das es todo, cuando le das un comando y lo hace bien, en ese instante debe de recibir la recompensa. Los perros no tienen memorias de corto plazo muy largas, así que si te distraes o vas por el premio o lo que sea, a tu perro ya se le olvidó. 

En Instituto Perro sólo recomendamos este tipo de entrenamiento para perros, ya que es el más efectivo y el más civilizado. Pensar que "a golpes entienden" o que si no hacen lo que les pediste les merece un castigo nos parece un método inútil y arcaico, de cuando de verdad no sabían nada sobre estos animales.

Si quieres usarlo con tu perro, esto es lo que necesitas para estar listo:

1. Premios. Los que quieras, sus favoritos, incluso puedes hornearlos tú. No siempre los usarás, sólo sirven para que aprenda y asocie el comportamiento que quieres enseñarle con algo que le gusta, así lo aprenderá y repetirá.

2. Una bolsita para los premios. Esto es muy profesional y MUY útil en las caminatas o para evitar que tus jeans huelan a hígado de res por guardar los premios en las bolsas. Estas bolsitas son muy cómodas y te harán más fácil la labor de tener el premio a la mano justo cuando el perro hace lo que le pediste. Recuerda que el tiempo es todo.

3. Un lugar sin distracciones donde tu perro y tu se puedan concentrar. El parque por ejemplo puede ser difícil para las primeras sesiones. Tu perro se puede emocionar con los olores, otros perros o sólo con la idea de que están en el parque y él sabe que es hora de jugar.

4. Un perro sin mucha energía acumulada. Antes de empezar la sesión, asegúrate de que tu perro esté calmado, salgan a caminar o a correr para que saque toda la energía y no esté muy ansioso cuando le toque aprender algo nuevo. Algún entrenador nos dijo una vez, "un perro cansado es un perro entrenable" y creemos que tiene razón.

5. Ten claro qué le quieres enseñar. Una cosa a la vez. No trates de enseñarle 5 trucos en la misma sesión, una cosa al día y siempre practicar en los días siguientes para que lo aprenda bien.

6. Muchos apapachos y cosas bonitas qué decirle. Si bien los premios son una muy buena razón para hacer lo que le pides, la mayoría de los perros responden mejor cuando se les felicita y se les hacen fiestas si hicieron bien lo que les pediste. Recuerda que no hay nada que tu perro quiera más que hacerte feliz.

Si vas a buscar un entrenador para tu perro, pregúntale qué método usa y pídele estar presente en las sesiones para que puedas aprender y para que te asegures que efectivamente lo llevan al pie de la letra.

 

[Fotos:  132319673 / Shutterstock,  69077959/ Shutterstock]

 

Este video comprueba que a los perros no les gustan las cosas ácidas

Este video comprueba que a los perros no les gustan las cosas ácidas

La amistad entre un niño y su perro rescatado plasmada en 10 fotos

La amistad entre un niño y su perro rescatado plasmada en 10 fotos