Las mejores y peores formas de darle cariño a tu perro

Las mejores y peores formas de darle cariño a tu perro

En el mundo de los perros, también hay  un manual de etiqueta para darle cariño a los perros. Desde la manera en la que te acercas, los lugares donde los puedes acariciar e incluso los momentos adecuados.

 

También te gustará saber los beneficios que puedes obtener al acariciar a tu perro.

Les dejamos el Manual de Carreño de cómo acariciar a los perros para que seas su persona favorita y no te vean como a Elvira la de los Tiny Toons.

1. La regla de oro: sólo acaricia a perros que quieran ser acariciados. 

Es decir, si el perro no se acercó a ti, no vayas a perseguirlo. Esto es lo más importante que se debe enseñar a los niños, si el perro no viene a saludar y se muestra amigable, NUNCA debes ir a buscarlo tú. Si el perro está acostado o escondido en su casita, el perro claramente no quiere ser molestado.

Si quieres que el perro se acerque, agáchate a su nivel y trata de que él sea el que venga a ti. Si el perro te está poniendo atención, puedes incluso llamarlo para ver si así se acerca.

Cuando el perro se acerque, no te le vayas encima de una. Deja que primero te vea, te olfatee y entonces sabrás si quiere ser acariciado o no. Recuerda que cuando te huelen, están leyendo toda tu información. De hecho, lo ideal es fingir ignorarlos mientras te exploran para que no se sientan amenazados.

2. Fíjate en su lenguaje corporal

Ya que te ha olfateado y sigue ahí feliz, con las orejas un poco hacia atrás y moviendo la cola, está oficialmente invitándote a que le hagas unos cariños. Si cuando te termina de oler lo ves nervioso, enseñando los dientes o que se echa para atrás, no lo acaricies.

3. Acaricia las partes correctas. 

Acaricia al perro sólo en las partes donde sabemos que los perros se sienten cómodos siendo tocados. En la base del cuello, los hombros y el pecho son de los lugares favoritos. La cabeza no lo es, muchos perros pueden sentirse amenazados, así que si no conoces bien al perro, evita esta parte. Si conoces al perro, puedes intentar hacerle cariños en la barba, atrás de las orejas justo donde va el collar. A la mayoría de los perros no les gusta que les toquen las patas, la cola, las orejas y el hocico.

Si el perro se tira de panza, no necesariamente te está pidiendo que le rasques la panza. En lenguaje canino, ponerse de panza es sinónimo de sumisión y lo hacen cuando se sienten amenazados por otro perro. Si un perro se tira de panza cuando lo estás saludando, evita hacerle cariños pues puede que esté asustado.

4. Acarícialos despacio y con calma

Si bien hay perros que les gusta jugar más rudo, si no conoces al perro, lo mejor siempre es empezar calmado y despacio y ya irás midiendo qué tanto le gusta al perro. Si les rascas despacito, les haces masaje con las yemas de los dedos o sólo los acaricias, los puedes ayudar a calmarse.

Las palmaditas no son las favoritas de los perros, igual esto es muy importante que se le enseñe a los niños pues es lo que siempre tienden a hacer.

Darles “cachetaditas” también es algo que debemos evitar a menos de que sea tu perro de toda la vida con el que ya tienes una rutina de juego.

5. Nada de besos y abrazos

Los perros se sienten amenazados con los abrazos por que los inmoviliza. Los papás deben enseñarle esto a los niños para evitar accidente. También deben enseñarles a no darles besos pues esto los acerca al hocico y si es un perro desconocido, probablemente no esté muy contento de que lo besen.

6.  Últimos consejos

Nunca trates de acariciar a un perro amarrado, en un coche o detrás de una reja. Cuando los perros están encerrados o restringidos a cierto lugar, están en modo de protección por lo que es muy probable que se porten agresivos.

Nunca debes dejar a un niño acariciar a un perro nuevo sin supervisión de un adulto.

Recuerda siempre preguntar antes de acariciar a un perro con correa, nunca sabes si son amigables o no.

También recuerda que los perros de servicio están trabajando por lo que siempre debes respetarlos y no acercarte a ellos a menos de que el dueño te dé permiso.

 

Acariciar a un perro es bueno para el perro y para ti, la idea es que los dos la pasen bien y que se relajen un poco.

 

[Fuente: VetStreet]

[Foto: “Creative Commons Puppy Love” by smlp.co.uk under CC BY 2.0]

Cómo presentar a tu perro y a tu bebé

Cómo presentar a tu perro y a tu bebé

Esto es lo que siente tu perro cada vez que vuelves a casa

Esto es lo que siente tu perro cada vez que vuelves a casa