Maneras sencillas de ahorrar dinero si tienes un perro

Maneras sencillas de ahorrar dinero si tienes un perro

Todos amamos a nuestros perros y queremos lo mejor para ellos. Pero, admitámoslo, muchas veces eso significa que hay que gastar más de lo que quisiéramos.

Siendo realistas, para la mayoría de nosotros son tiempos complicados y, entre más podamos recortar algunos costos, sobre todos aquellos que de pronto son un tanto innecesarios, el bolsillo lo agradecerá.

Por eso, aquí te dejamos algunas sugerencias que te pueden ayudar a ahorrar un poco de dinero si tienes (o vas a tener) un perro:

10. No compres, adopta

Si tienes pensado tener un perro nuevo, la adopción definitivamente es la opción. Aún existen muchos mitos sobre la adopción, pero recuerda que hay perros muy diferentes que buscan ser adoptados, desde cachorros hasta viejitos, perros callejeros o perros que eran de alguna familia y que por alguna circunstancia (se perdieron, la familia se mudó y los dejaron atrás, una alergia, etc.) ahora buscan un nuevo hogar hasta perros mestizos y perros de raza. No sólo no tendrás que pagar miles de pesos por un perro (que, si lo analizas, es un absurdo siendo que hay millones de perros sin casa que buscan ser adoptados), sino que además los albergues suelen entregártelos ya vacunados, desparasitados y esterilizados, lo cual también significa un gran ahorro. Además, estás haciendo una gran acción. :)

9. Mantenlo en su peso

Es increíble, pero cierto: el sobrepeso es prácticamente una epidemia en el mundo canino al igual que entre los humanos. Los perros gordos y obesos no son “tiernos”, sino que están enfermos y esto te va a costar mucho dinero a mediano y corto plazo. Diabetes, presión alta, osteoartritis, enfermedades de riñones y algunos tipos de cáncer, entre otras enfermedades, son sólo algunos de los padecimientos que se vuelven muy frecuentes en perros con sobrepeso. Así que cuida las porciones que le das, no le des sobras de tu comida y asegúrate de que haga ejercicio diariamente.

8. Aliméntalo correctamente

Alimentar bien a tu perro no significa comprarle las croquetas más caras, sino darle un alimento de calidad. ¿Y cómo saber qué alimento tiene una buena relación costo/beneficio? Investigando qué le estás dando de comer a tu perro (es fundamental que aprendas a leer las etiquetas de información nuticional), cuánto estás pagando por ello, así como informándote sobre las nuevas tendencias en alimentación. Existen alimentos allá afuera (incluso en tiendas que venden al mayoreo) que no son caros y tienen excelente calidad. Si lo alimentas con croquetas, busca opciones libres de granos por sus grandes beneficios. Este tema es uno de los que vale la pena poner un extra de dinero para hacer que tu perro coma bien y, por lo tanto esté más sano, pues recuerda que a largo plazo las consecuencias de una mala alimentación en la salud de tu perro te van a costar mucho, mucho, mucho dinero.

7. No le compres cosas impulsivamente

Sí, a todos nos gusta llevarle algún premio o juguete a nuestros perros a manera de regalo, pero en realidad tu perro no necesita que lo hagas cada semana ni cada mes. Es mejor que tengas las cosas básicas que tu perro necesita y que, desde el inicio, inviertas en productos de calidad que te van a durar mucho. Tal vez algunos productos puedan parecer muy caros, pero te aseguramos que a largo plazo será una mejor inversión que tener que pagar por cuatro o cinco productos de mala calidad que no te duran lo suficiente. Además, recuerda que hay muchas cosas no materiales que puedes darle a tu perro y que lo harán muy feliz.

6. Dale premios completamente naturales

Aunque no lo creas, tu despensa y tu refrigerador seguramente están llenos de premios deliciosos, naturales y, sí, también económicos que a tu perro le van a encantar. Una gran manera de mantener sano a tu perro y ahorrar un poco de dinero.

5. Esterilízalo

Sí, quizá debas invertir en la operación (aunque recuerda que hay muchas campañas gratuitas e incluso hospitales que tienen bajos o nulos costos en este servicio), pero créenos que a largo plazo te ahorrará dinero, pues no sólo evitarás que tu perro o perra tenga cachorros (lo cual puede ser muy caro por los cuidados veterinarios y de alimentación que se requieren en esta etapa), sino que además evitarás muchas enfermedades en tu perro o perra.

4. No dejes de llevarlo a su revisión anual

Sí, tu perro debe ir al veterinario una vez al año y eso significa que hay que invertir, por lo menos, en vacunas y desparasitación (a menos de que decidas acudir a las campañas gratuitas ofrecidas por el gobierno). En serio, no dejes de llevar a tu perro a esta revisión. Trata de ahorrar cada mes del año un poquito de dinero para juntar el costo de la consulta y que no sientas tan fuerte el golpe, pero no faltes a esta cita. En caso de que tu perro presente alguna enfermedad seria, créenos que detectarla a tiempo será lo mejor que puedas hacer y esto, a la larga, te costará menos dinero.

3. Si tu perro está enfermo o requiere cirugía, pide una segunda opinión

Sin duda, la salud es uno de esos temas en los que no se debe escatimar sin razón de peso, pero también estamos conscientes de que allá afuera hay muchas personas que lucran con la salud de los demás, incluyendo la de tu perro. Si por algún motivo el diagnóstico de tu veterinario no es de tu entera satisfacción o si sospechas que quieren operar a tu perro sin una razón suficientemente fuerte, pide una segunda opinión. Si coincide con el diagnóstico previo, estarás más tranquilo de tomar la decisión y, si no, tendrás diferentes alternativas para hacer lo más conveniente por tu perro.

2. Haz las cosas tú mismo

Desde bañarlo y cortarle las uñas hasta hacer algunos juguetes o algunos objetos decorativos para que tu casa sea más cómoda y linda tanto para ti como para tu perro. Por supuesto que es más cómodo y práctico pagar por estos servicios, pero muchas veces terminamos gastando más de lo que nos podemos permitir y, al menos en épocas ‘apretadas’, es una buena idea hacer las cosas tú solo.

1. Cuida lo que dejas al alcance de tu perro

Puede parecer una obviedad, pero pregúntale a tu veterinario cuántas de las visitas que tiene al año tienen que ver con que el perro se comió algo que no debía: desde que se comió un calcetín, una pila o un vidrio, o que comió croquetas de más hasta alimentos tóxicos como el chocolate y, desafortunadamente, hasta sustancias peligrosísimas como venenos, anticongelantes y productos de limpieza, entre otros. En verdad, quita cualquier cosa que tu perro pueda tragarse de su alcance y así te evitarás sustos -y también gastos-.

¿Tienes algún otro tip para ahorrar dinero? Compártelo con nosotros en nuestro Facebook.

[Fuentes: Mirror.co.ukTheFunTimesGuide.comMoneyCrashers.com]

[Foto:101814484 /Javier Brosch / Shutterstock]

Qué hacer si tu perro tiene diarrea

Qué hacer si tu perro tiene diarrea

Todo lo que el vinagre de manzana puede hacer por tu perro

Todo lo que el vinagre de manzana puede hacer por tu perro