Por qué los perros se sientan en los gatos

Por qué los perros se sientan en los gatos

Miles de dueños han visto esto suceder en casa.
Se estima que casi el 40% de los hogares con mascotas tienen más de un tipo de animal en casa, siendo los más comunes los perros y los gatos.

Si bien de niños a casi todos nos contaron que cualquier perro invariablemente se querría comer al gato, esto no es necesariamente cierto. Hay perros y gatos que son muy buenos amigos y que se quieren mucho, también hay otros casos donde pueden vivir en la misma casa y no se pelan y también hay el típico caso de un perro y un gato que aún no logran tolerarse del todo.

Los dueños de perros y gatos sabrán que una de las curiosidades de la relación perro-gato es que a veces los perros se sientan en los gatos. Hay muchos videos y fotos en Internet e incluso un grupo de dueños en Facebook que hicieron una página dedicada sólo a esto.

Pero, ¿por qué lo hacen?

Hay más de una razón, pero generalmente es porque están mostrando dominancia.

La historia casi siempre va más o menos así:

“Mi gato quiere jugar con el perro y lo molesta mucho y después de un rato mi perro de la nada se le sienta en la cabeza.”

No, no es de la nada, el perro está un poco harto de que el gato lo moleste y le está poniendo un “estate quieto”.

El gato quiere jugar y el perro sólo le está recordando que hay un límite y que debe recordar que él es más fuerte y más grande (normalmente) y que lo debe de respetar. Que se pueden querer mucho pero esto no significa que le pueda hacer lo que quiera.

Si es un perro pequeño sentándose en el gato, lo más seguro es que no le hará daño, pero si es un perro grande, debes intervenir como dueño. Intervenir no significa regañar a uno o a otro, ambos tienen que aprender a convivir y si sólo quitas al perro y lo regañas, el gato entenderá que él sí puede molestar al perro y que tú lo defenderás, mientras que el perro se quedará muy confundido pues el gato puede hacer lo que quiera y él no.

Otra razón es porque les parece divertido. Si cada vez que esto sucede tú y los demás en casa se mueren de risa y se lo festejan, el perro entenderá que esto es algo bueno y aunque efectivamente es muy divertido verlos, no creemos que el gato lo disfrute.

Aquí lo importante es que tú como dueño eres el responsable de salvaguardar la paz y armonía en casa y que en temas de perros y gatos siempre debes ser imparcial.

¿Tu perro se ha sentado en tu gato alguna vez?

 

[Fuentes: CutenessHuffington Post]
[Foto principal: Dogs sitting on cats en Facebook]

10 viniles que te gustarán si amas a los perros

10 viniles que te gustarán si amas a los perros

Cómo evitar que los perros del barrio se hagan pipí afuera de mi casa

Cómo evitar que los perros del barrio se hagan pipí afuera de mi casa