Por qué no deberías comprar a tu nuevo perro

Por qué no deberías comprar a tu nuevo perro

Por fin te decidiste y estás convencido de que quieres tener un perro. Ya lo pensaste muy bien y estás seguro de que te harás un tiempo para pasearlo, para jugar con él y educarlo. Y, claro, también consideraste el gasto que significará alimentarlo, llevarlo al veterinario y comprarle las cosas básicas que necesita.

Ahora, sólo queda ir a una tienda o con un vendedor y comprarlo, ¿cierto? ¡PUES NOOO!

En la mayoría de los casos, comprar un perro es de las peores ideas que puedes tener y aquí te decimos por qué.

1. Promueves la venta y crianza indiscriminadas

La mayoría de los perros que están a la venta son parte del comercio y la crianza informal de perros. Aun si lo compras en una tienda de mascotas, muchas de ellas adquieren sus cachorros de criadores clandestinos, pues de esa manera los costos disminuyen y las ganancias aumentan.

2. Fomentas el maltrato animal

Si aún no estás muy enterado de cómo funcionan los criaderos clandestinos, te invitamos a investigar más (simplemente basta buscar puppy mills, por su nombre en inglés, en Google y ver unas cuantas imágenes para darte cuenta del horror que son).

Los criaderos clandestinos son lugares inhumanos, en los que los perros son explotados para tener camadas y camadas de cachorros, lo cual no solamente afecta a los padres, sino también la salud y carácter de los perritos. La mayoría de los perros que llega a un criadero de este tipo pasa todo el tiempo en jaulas, durante toda su vida.

3. Contribuyes a aumentar el robo de perros

¿Te has dado cuenta de que es muy común que se roben perros “de raza pura”? Más allá de que en algunos casos los robos son para extorsionar a los dueños, la mayoría de los robos de perros de raza tienen como fin utilizar a los perros o en peleas de perros o para hacerlos parte del negocio de los criaderos clandestinos. Si compras un perro a un vendedor de la calle (o por internet o hasta Facebook) o si compras perros en tiendas de mascotas, podrías estar comprando cachorros de un perro que fue robado de su hogar y, en un futuro, podrías estar en la misma situación.

4. Contribuyes a la falta de educación sobre la tenencia responsable de perros

Si decides comprarle un perro a un vendedor particular o hasta algún conocido cuyo perro tuvo cachorritos, solo estás contribuyendo a la falta de educación sobre la tenencia responsable de perros. Cruzar a los perros es una práctica que sigue siendo muy común y que tristemente está fundamentada en muchos mitos. Recuerda que esterilizar a tu perro siempre será lo mejor que puedes hacer por él.

5. Puedes afectar la salud de tu perro

En general, los perros de raza tienen más tendencia a presentar problemas congénitos que los perros mestizos debido a los efectos de la consanguinidad, pero estos problemas se incrementan cuando las cruzas son realizadas por “criadores” que no ven por el bien de la raza y solo buscan hacer negocio con los perros. Esto también sucede con las propias personas que cruzan a sus perros en sus casas, ya sea porque simplemente ignoran las consecuencias de reproducir de esta manera a sus perros o porque también lo ven como un negocio. Hay características físicas que un criador ético jamás permitiría que pasaran de generación en generación y que al hacerlo de esta forma, sí se heredan, lo cual conlleva serios problemas de salud para tu perro.

6. Puedes afectar el temperamento de tu perro

De igual manera, hay características de temperamento, como agresividad o timidez, que un criador ético jamás permitiría que pasaran de generación en generación y que al comprar un perro con un criador de dudosa reputación, tu perro puede heredar y ocasionar problemas en un futuro.

7. Le quitas una oportunidad a un perro que necesita un hogar

Si compras un perro en lugar de adoptarlo, le estás quitando una segunda oportunidad de vida a un perro que lo necesita. La mayoría de los perros en adopción tiene un pasado muy triste, ya sea porque eran maltratados, fueron abandonados o los rescataron a punto de morir. Además, si lo piensas detenidamente, al adoptar no solo estás salvando a tu futuro perro, sino que también estás dejando un espacio libre en un albergue, por lo que estás contribuyendo para que otro perro pueda dejar las calles.

 

Por eso, en Instituto Perro nunca nos cansaremos de pedirte que adoptes en lugar de comprar. Hay miles de perros esperando un hogar y los hay de todo tipo: cachorros, adultos, viejitos, mestizos y de raza.

Y, si todos nuestros argumentos no te convencieron y de cualquier manera estás decidido a comprar, te pedimos que acudas con un criador ético.

¿Cómo reconocerlo? En general, un criador ético se especializa en una sola raza (nada de que te consigue la raza que quieras), te deberá permitir visitar sus instalaciones para ver a los cachorros ahí y también conocer a los padres de los perritos.

No confíes en un criador que te da “papeles”, “garantías” o que “te cambia al cachorro si se enferma”. Eso sólo te deja saber que ve a los perros como simples mercancías. Así que mucho cuidado.

Es fundamental que al seleccionar un criador percibas que realmente ama a sus animales, que tiene a sus perros en buenas condiciones y que limita la cantidad de camadas que produce cada año.

[Foto: “Creative Commons Do not buy an aquarium puppy!” by smerikal licensed under CC BY-SA 2.0]

Cómo elegir la mejor carnaza para tu perro

Cómo elegir la mejor carnaza para tu perro

Las peores razones para adoptar a un perro

Las peores razones para adoptar a un perro