Razones por las que no debes regañar a tu cachorro

Razones por las que no debes regañar a tu cachorro

Durante muchos años se creía que el uso de regaños y castigos físicos para “educar” a los perros era la única forma de lograrlo. Tanta fue la difusión de estas ideas que aún persiste en muchas personas la creencia de que si a un perro no se le grita o pega, nunca va a aprender. Nada más lejos de la realidad.

De acuerdo con varios estudioslos perros que son golpeados o castigados como forma de disciplina, no sólo no llegan a entender el mensaje que su dueño quiere mandarles en la mayoría de los casos, sino que aprendan tenerle terror a su dueño (en lugar de respeto, que no es lo mismo), además de que es muy común que presenten comportamientos agresivos que, por supuesto, van empeorando con el tiempo.

En otras palabras, lo que nos dice la ciencia al respecto es que si quieres un perro que sea tranquilo, cariñoso, educado y equilibrado mentalmente, los castigos físicos y los regaños no son para nada la opción. Y, si tienes un nuevo cachorro, definitivamente querrás que crezca siendo un perro seguro de sí mismo y bien portado y no miedoso y agresivo.

Afortunadamente, ya existen otras alternativas que permiten educar a los cachorros y perros adultos sin recurrir a la crueldad, como el llamado reforzamiento positivo.

También te interesará saber más sobre el entrenamiento positivo para perros.

El reforzamiento positivo es una técnica para entrenar a los perros, entre otras especies, siempre enfocándose en las acciones correctas en lugar de las incorrectas. Es decir, cada vez que tu perro haga justamente lo que tú deseas que realice, entonces debes darle una recompensa por ello.

Estas recompensas pueden depender de la personalidad de tu perro. Hay algunos perros que se motivan muchísimo si les das un premio comestible como estos, pero otros prefieren unas palabras de felicitación y muchos apapachos. O se puede hacer todo al mismo tiempo. Todo dependerá de que analices qué es lo que le funciona a tu perro.

Y, por el contrario, cuando tu perro ha realizado algo incorrecto, se recomienda ignorar lo sucedido. Por ejemplo, si llegaste a tu casa después de estar 8 horas en el trabajo y ves que tu cachorro rompió uno de tus zapatos, no tiene caso que te pongas a gritarle y a regañarlo. Por la forma en la que funciona su memoria, no tendrá idea de que lo estás regañando por el zapato roto. Claramente se va a espantar y se comportará sumiso, pero esto no significa que siente “culpa” por lo que sucedió.

Sólo si lo cachas con “las manos en la masa”, debes detenerlo en el momento diciendo un “no” firme (sin gritos, golpes, amenazas ni nada similar) y canalizar su comportamiento hacia otra cosa. Por ejemplo, si lo ves que va a hacer pipí en la alfombra, dile “no” e inmediatamente sácalo al jardín o la calle para que haga ahí.

La clave del reforzamiento positivo está en la sincronización de dar el premio justo en el momento en que sucede la acción correcta.

Muchos dueños aseguran que utilizar una herramienta como un clicker les ayuda mucho a marcar este momento. Un clicker es un aparato que literalmente hace un ruido de ‘clic’ cuando lo aplastas. Además, con él puedes ayudar a que después tu perro asocie el sonido de ‘clic’ como una indicación de que estás satisfecho con lo que hizo. Si te gustaría tener un clicker para entrenar a tu perro, puedes conseguirlo aquí.

¿Has aplicado el reforzamiento positivo con tu cachorro o tu perro adulto? Cuéntanos la historia.

[Fuentes: PsychologyToday.comHumaneSociety.orgRealClearScience.org]

[Foto: “Puppy of Dogue de Bordeaux (French mastiff) learning good behavior” / Kuznetsov Alexey / Shutterstock]

¿Los perros pueden comer nueces?

¿Los perros pueden comer nueces?

¿Sabes si tu perro ya es viejito?

¿Sabes si tu perro ya es viejito?